Tren de Alta Velocidad. Intervención de Ana Lizoain en el Pleno Municipal

SRA. LIZOAIN.- Buenas tardes.

Quizá recuerden Uds. la película “Barrio” de Fernando Leon. Cuenta la historia de tres adolescentes en un barrio muy pobre de Madrid y en el cartel podía verse una moto de agua que le toca en un sorteo al protagonista. Pues bien, Uds. quieren vender una moto de agua al vecindario de Echavacoiz. Quizá para moverse del río Elorz y así llegar al Arga pero, bueno, ¿qué hacemos yendo a toda velocidad de Campanas hasta Castejón? ¿Si tan interesante es por qué no lo construye la iniciativa privada? Uds. pretenden vender a una familia de clase media-baja con problemas para llegar a final de mes, con dificultades para pagar la hipoteca y con ninguna facilidad para tener educación, sanidad o servicios públicos una moto de agua o un Ferrari sin carné de conducir, sin seguro y sin planificación de futuro.

Se les llena la boca hablando del desarrollo, de la modernidad o del progreso, ideas tan bonitas en abstracto pero que en la práctica son un engañabobos, como lo fue la cultura del ladrillo durante 30 años, que miren dónde nos ha traído.

No es de recibo unir el desarrollo de un barrio a una superestructura carísima. ¿Acaso no se puede dignificar este barrio con unas medidas básicas que cumplan con sus necesidades más importantes? ¿Por qué no han movido Uds. un dedo excepto el ascensor por este barrio en 16 años? ¡Apañados estaríamos si para mejorar cada barrio tuviéramos que implantar una estación, un aeropuerto o un súper edificio!

La historia de grandes obras unidas al desarrollo social está demasiado gastada. Aeropuertos de Ciudad Real o Castellón, Ciudad de la Ciencia de Valencia, el Centro de las Artes de Alcorcón, el Auditorio de Ciudad Real, Palacio de Congresos de Oviedo… La lista es interminable, sólo saca beneficios el constructor. Ya nos han vendido Uds. (U.P.N., P.S.N.) varios Ferraris, por ejemplo vamos a citar cuatro:

– El Reyno Navarra-Arena es un hermoso Ferrari blanco aparcado junto al Sadar. Ha costado 60 millones de euros; ahora no podemos ponerlo en marcha porque no tenemos dinero para comprar la gasolina y el parking vale casi 400.000 euros anuales, todo un chollo.

– La autovía del Camino, que hemos pagado casi 1.200 millones de euros y según la Cámara de Comptos podíamos haber abaratado su coste en unos 500 millones sin el peaje a la sombra.

– La cárcel de Santa Lucía es otro Ferrari, éste gris, por el que hemos pagado 115 millones de euros mientras tiramos a la chatarra a toda prisa un utilitario viejo pero que con algo de chapa y pintura hubiera funcionado muy bien otra buena temporadita. ¿Quieren Uds. preguntar a algún preso en qué edificio estaba mejor?

– Y por poner otro ejemplo municipal, ¿recuerdan Uds. aquellos años en que se mareó la perdiz con la nueva Biblioteca Municipal entre el solar de Intendencia –que era, no lo olvidemos, para una dotación pública– y el Casco Viejo? Bueno, pues bien, ya sabemos que aquello acabó en otro engaño a la ciudadanía regalando un solar privilegiado a una famosa firma privada comercial. Pregunten a la Asociación de Comerciantes de Pamplona también a ver qué opinan de este Ferrari con carrocería de rallador de queso.

Echavacoiz podría ser el barrio sin mar de Fernando Leon. Resulta ridículo intentar vender el T.A.P. como si fuera una moto de agua carísima e inservible.

El proyecto del T.A.P. hace aguas por todas partes. Cada vez son más los informes de organismos oficiales y expertos económicos que cuestionan el supuesto beneficio de los proyectos de alta velocidad.

El T.A.P., que apenas lleva mercancía, que apenas ahorra tiempo en sus desplazamientos, cuya demanda de viajeros es escasa y que va a dejar morir el tren convencional, que es el que para en los pueblos y que utiliza la mayoría de la gente; el T.A.P. cuya construcción ha supuesto ya un gravísimo agujero en las arcas de ADIF (más de 17.000 millones de euros) y al que para taparlos se dedican ingentes cantidades de dinero público en vez de destinarlo a paliar otras necesidades sociales más urgentes.

A día de hoy no hay garantías oficiales de conexión de alta velocidad ni con el Estado francés ni con el español.

El proyecto del T.A.P. en Navarra también hace aguas. Estaba planeado hace más de una década para unir Navarra y la C.A.V. y a lo largo de 200 km. y debido a la crisis se ha visto reducido a una cicatriz de 60 km. entre Castejón y Campanas cuya conexión tampoco está garantizada.

Por otra parte unir crecimiento y desarrollo con el proyecto del T.A.P. es una falacia. A día de hoy el Estado español es el segundo país del mundo en kilómetros de T.A.V. y sin embargo uno de los países con mayores tasas de desempleo y desigualdades sociales.

Vemos que es impresentable que U.P.N. considere que la única manera que Echavacoiz cuente con una dotaciones municipales y unos servicios dignos para sus vecinos y vecinas sea con la llegada del T.A.P. y la construcción de 9.000 viviendas, todo un pelotazo urbanístico concebido sin ningún estudio de viabilidad económica y alejado de la actual realidad. Sueños de grandeza de otra época megalómana que afortunadamente ya ha pasado.

U.P.N. aprobó un P.S.I.S. –actualmente recurrido judicialmente– pensando más en garantizar la llegada del T.A.P. que arreglar los verdaderos problemas del barrio de Echavacoiz. El Ayuntamiento de Pamplona lleva mucho tiempo dejando morir al barrio y ahora condicionan su futuro a la llegada del T.A.P.

Nos preguntamos si fruto de la actual crisis económica o porque la población, por ejemplo, no lo considerara adecuado –cuestión que estaría bien preguntar– y si no llegase el T.A.P. ¿qué pasará con el barrio?, ¿quién se va a responsabilizar de este desaguisado?

Nosotros, por tanto, estamos en contra de la moción que ha presentado U.P.N. y lo que proponemos es un estudio integral contando con la ciudadanía, un estudio integral de mejoras para Echavacoiz.

Gracias.

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *