Plan de Amabilización y Movilidad Sostenible: ¿Qué va a pasar en el Primer Ensanche y el Casco Viejo?

Aunque de momento sólo puedan verse zanjas, cemento y camiones, lo que está sucediendo en el centro de la ciudad es la ampliación del espacio destinado al peatón, a la bici y al autobús. Si bien la prensa se ha centrado en la puesta en marcha de los cambios para el tráfico motorizado para este lunes 4, lo cierto es que las mejoras van a ir materializándose en los próximos meses.

La filosofía general es sencilla: ampliar y mejorar el sistema de convivencia del Casco Viejo a un área aún mayor que, poco a poco, debería cubrir toda la ciudad. Es decir: preparar nuestra ciudad para un futuro en el que los coches no tendrán la prioridad de uso del espacio público y donde el peatón -especialmente las personas mayores y los niños- cuenten con un espacio seguro y cómodo para caminar. Además, se facilitará el tránsito de las bicis mediante vías segregadas -carriles bici- y la circulación compartida con los coches, en vías previamente pacificadas -ciclocalles-.

¿Cómo se va a materializar todo esto en el Centro de la ciudad?

– Peatones. Se amplían las aceras -como la del Parlamento- y se instalan pasos de cebra de proporciones bíblicas -hasta 18 metros de anchura en algunos casos- que mandan un mensaje claro: aquí manda esa señora de 70 años que está pasando con el carro de la compra y no ese chaval con el coche tuneado que tiene mucha prisa por llegar a algún lugar muy importante. Se crean tres nuevas calles peatonales: Bosquecillo, Alhóndiga y Vínculo. Cientos de metros cuadrados nuevos para caminar con tranquilidad.

– Autobús. Se crean vías especiales para el autobús -como Padre Moret, la trasera del Parlamento- que será un espacio exclusivo para el bus, el peatón y la bici. Se crean paradas adelantadas y segregadas, como la de la c/Taconera, donde el autobús parará en el propio carril, con lo que ganará en velocidad. Además, se acercan al centro las líneas 4, 9 y 12. Por otro lado, se ha cuidado especialmente la convivencia entre el usuario de bus y el ciclista, que se encontrará con pequeños montículos que le obligarán a reducir la velocidad al acercarse a una parada.

– Bicicleta. Se continúa el carril bici que sube de la Avd. de Gipuzkoa hasta el Parlamento y, además, se facilita la circulación por todas las nuevas vías pacificadas del centro.

– Coche. El coche es el gran perjudicado. Todo el espacio que se le devuelve a los peatones, ciclistas y usuarios del bus se ha recuperado de las calzadas sobredimensionadas que nos dejó en herencia UPN. No estará prohibido circular en coche por el centro, pero lo harás mucho mejor y mucho más fluido si utilizas medios sostenibles.

– Vecinos. Se pone en marcha un sistema que permitirá acceder a los vecinos y a aquellas personas que realmente lo necesiten -comerciantes, personas con movilidad reducida y taxi- poniendo freno a la circulación permanente de vehículos por la c/ Nueva y c/ Mayor, entre otras -¿quién no ha visto pasar por ahí la típica caravana de turista despistado-. El barrio será, esta vez sí, para quien lo habita y no para quien viene de paso. Al mismo tiempo, se aumentan las plazas de aparcamientos para vecinos, a costa de las de rotación -la zona azul- que suponen un polo de atracción de tráfico inducido.

– Comerciantes. Pese al miedo y a las consecuencias de la crisis, no existe ninguna peatonalización en el mundo que haya sido perjudicial para los negocios. Un espacio seguro y amplio para pasear implica un espacio seguro y amplio también para comprar.

Candidatura Ciudadana Aranzadi

The Author has not yet added any info about himself

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *