Margarita Agudo Villacañas

Biografía

Estudios de Sociología (hasta el 4º curso) por la Universidad Complutense y la UNED.
Título de mediadora intercultural en el ámbito socio–educativo.
Curso de formación bibliotecaria, archivo y documentación.
Monitora de Educación Ambiental.
Curso de “Menores, jóvenes y violencia” (UNED).
Curso “El futuro del urbanismo en Pamplona” (UNED).
Curso de “Protocolos y eventos”.

Gestión de la biblioteca popular “García Lorca”, en Getafe, Madrid (1984–1991)
Participante en movimientos y asociaciones juveniles y culturales (1984–1991)
Presidenta de la APYMA del colegio José Vilá de Pamplona (1996–2000)
Miembro del Consejo Escolar del Instituto Plaza de la Cruz de Pamplona (2007–2010)
Presidenta de la Asociación de Vecinos “Santa María la Real” de Pamplona desde el año 2009.

Militancia

Colaboradora del Banco de Alimentos del barrio Santa María la Real de Pamplona desde el año 2012. Desde junio de 2014 he participado, o participo, en el Círculo de Pamplona y Pamplona–Yamaguchi, colaborando en los Grupos de Trabajo de Política Local, Organización Interna, y, de manera más intensa, en Extensión de Círculos.
También me he ocupado, de forma presencial, de dar la bienvenida e informar de lo que es PODEMOS a todos los que se han acercado al Círculo de Pamplona.
Ya en el ámbito foral, he participado, y participo, activamente en la Candidatura “Navarra sí puede”,  formando parte en la actualidad del Consejo Ciudadano de Podemos Navarra

Motivaciones

Mi motivación surge del deseo de querer cambiar nuestra ciudad, logrando una urbe más amable y humana, donde las personas sean el factor fundamental a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones

Entiendo que sólo con el trabajo, la implicación y la colaboración entre los vecinos podremos lograr estos objetivos, y entiendo también que este deseo de cambio debe cimentarse en la honradez y la honestidad política de todos los queremos contribuir a ello. No tolerar la corrupción –en cualquiera de sus múltiples versiones–, debe empujarnos a mostrar un escrupuloso comportamiento en nuestra vida pública. Esto es lo que nos acaba legitimando, y dando fuerzas, para poder conducir a nuestra sociedad hacia un horizonte de libertad y progreso.