Democracia y transparencia

Las claves para recuperar las instituciones municipales en beneficio de las personas son: una verdadera participaci ́on ciudadana y una transparencia real.

Derechos para una vida digna

Solo es posible disfrutar de una vida plena y digna teniendo cubiertas las necesidades básicas y garantizados todos los derechos (económicos, sociales, culturales, políticos, etc.).

Humanicemos la ciudad

Pamplona ha de convertirse en el foco de una cultura urbana basada en el bien común y en parámetros de justicia social

Resolvamos nuestros conflictos

En una ciudad diversa y plural como Pamplona es necesario afrontar los inevitables conflictos sociales (género, laicidad, símbolos y Memoria histórica) y buscar aquellas soluciones que desde el empoderamiento social respeten todas las sensibilidades.

¿LLEGÓ LA HORA DE IRUÑEA?

SE HACE SABER…

Que estábamos tristes; estábamos muy hartas; estábamos cansados y, por tanto, a punto de convencernos de que hay mal que cien años dura y pueblos que lo resisten. O, quizás, era peor; quizás ya no estábamos porque nos habíamos rendido a la idea de que la gestión del común no era de nuestra incumbencia. Estábamos fuera.

Que así andábamos cuando lo que parecía imposible, ocurrió, está ocurriendo delante de nuestros atónitos ojos. El régimen de 1978 se derrumba con estrépito y a cámara rápida. Todavía se le padece y se le obedece –qué remedio- pero ya nadie le respeta ni le cree cuando insiste en repetir que él y sólo él encarna la verdadera democracia.

Qué quizá ha llegado nuestra hora, el momento de dejar de movernos en los márgenes y de pensar que también desde abajo tenemos cosas que decir, que decidir y que hacer sobre lo importante.

Que sabemos que todo está por hacer pero es posible que, por vez primera en muchos años, podamos soñar despiertos con la posibilidad de una ciudad construida sobre otras premisas. Y que para ello es preciso que entre todas y todos intentemos ganar el Ayuntamiento de esta gloriosa ciudad: para devolver vida y dignidad a la ciudad zombi de Maya y Barcina; la del derribo del Euskal Jai y de la excavadora en la Plaza del Castillo; del despilfarro y de los Sanfermines comercializados y enlatados en un Museo; de las multas y tentetieso; del fiasco de Pamplona 2016; del Parque de Arantzadi y del Baluarte; de la prepotencia, los privilegios y las dietas; de la desmemoria histórica; de la marginación del euskara; de la precariedad, los desahucios y la exclusión social…

Que para intentarlo hemos constituido un ‘grupo de sondeo’municipalista al que hemos llamado Udalan que, ante la próxima coyuntura electoral, quiere afrontar la democracia desde lo más cercano, desde el municipalismo participativo y de base, de una manera diferente e independiente de los partidos.

Que estamos empezando, sí, y, por eso, estamos llenos de dudas aunque también firmes en nuestras certezas. A saber:

No buscamos el pacto entre cúpulas de partido sino la confluencia ciudadana por abajo.
La política no debe ser patrimonio de profesionales sino tarea cotidiana y colectiva.
No hay democracia real sin cauces de democracia directa.
La gestión comunitaria es imprescindible.
Los servidores públicos deben guiarse por principios éticos radicales y ser remunerados como a la mayoría de la ciudadanía castigada por la crisis.
No hay que obedecer leyes injustas.
Más allá de la retórica habrá que concretar un programa y una agenda local de ruptura con el pasado, pero que podamos cumplir.
No hemos venido para quedarnos, sólo para encender la chispa…
Que después de dialogar y deliberar colectivamente, cuando nuestras certezas tomen forma de propuestas más armadas -e intentaremos que eso ocurra antes de 2015-, vamos a convocar unas jornadas abiertas para debatirlas y definirlas por consenso. Y que entonces nos plantearemos la opción de una candidatura popular.

Y, finalmente, que llegada la hora municipalista de Pamplona, te necesitaremos…Haznos saber entonces si te animas a colaborar –en la medida que puedas con tus oficios, saberes y afectos- a nuestro lado.

La vida, que sigue su curso, implacable y hermosa, nos ha traído el reto de una Iruñea municipalista. Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco imposible.

Pamplona-Iruñea, a 15 de Noviembre de 2014.

Aranzadi