“Franco y Hitler en Javier”

Las concejalas y los concejales de UPN se escandalizan, según parece, por una exposición de Plazara! en la que se mezcla política y religión

Más allá de la pregunta de quién ha autorizado la exposición a la que se refieren en Plazara!, que tiene una respuesta muy sencilla: No la autoriza nadie en particular, sino que se expone si no incumple los principios básicos de Plazara!, un espacio autogestionado donde se respeta la libertad de expresión. En uno de los cuadros Franco y Hitler aparecían como en una nube, sobrevolando el Castillo de Javier. El autor ha retirado el cuadro para evitar polémicas, pero rasquemos un poco por debajo…

Nosotras entendemos que el artista refleja lo que ha visto, lo que puede ver cualquiera desde 1940 (año en el que se iniciaran las javieradas, a mayor gloria de la cruzada franquista), y mucho antes, desde la invención de las Cruzadas, por ejemplo. Unas campañas militares impulsadas por el papa para restablecer el control apostólico romano sobre Tierra Santa, durante 2 siglos. En el año 2000, el papa Juan Pablo II, pidió públicamente perdón por los pecados cometidos en las cruzadas, asegurando que no ocurrirán nunca más. Los papas han hecho política, han dictaminado sobre la ciencia y sobre todos los aspectos principales de la vida.

Han asegurado “excathedra” que el sol gira alrededor de la tierra, que el mundo proviene de la costilla de un hombre y que una mujer se puede quedar embarazada por una paloma. Han quemado libros, a científicos y a miles de mujeres que se consideraron libres por no depender de ningún hombre. Les llamaron brujas. Crearon un poder infalible y omnipresente llamado Inquisición, por encima de cualquier rey. En la encíclica Vehementer nos (1906), Pío X condenaba la separación entre Iglesia y Estado por ” ser sumamente nociva”. Y Pio XII aseveró que “si vota comunista, comete pecado mortal”.

Pues bien, el origen de la Javierada fue conmemorar la victoria militar de 1939 con la excusa de que la República era laica.

Fue el 10 de Marzo de 1940 y tuvo como promotores a los tradicionalistas carlistas de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, que habían organizado la peregrinación con el propósito de “perpetuar el espíritu de la Cruzada“. Bendecida por el obispo Olaechea con CH, cuando en Navarra, no hubo frente de guerra. Alrededor de 3.400 personas, la mayoría de ellas cristianas, fueron fusiladas por ser republicanas, maestras, sindicalistas, o jornaleras del campo. Es decir, a la Iglesia le pareció que asesinar a sangre fría por la noche, en una cuneta o junto al muro de un cementerio, era lo mismo que ir a matar infieles a Constantinopla o Jerusalén en el siglo XI. Y quizá en ello, hasta podríamos estar de acuerdo. Sí, es muy parecido: una salvajada, en ambos casos. La misma Hermandad que exalta al golpismo en la cripta de los Caídos, y que lo siguen haciendo. En 1945, la Hermandad reconocía que su nacimiento se debió a que, finalizada la guerra civil “el espíritu de Cruzada corría peligro”.

La Iglesia Católica patrocinó el invento, con la presencia del obispo en la constitución de la Hermandad en el Monasterio de Iratxe el 26 de diciembre de 1939, apoyando el espíritu beligerante de la entidad recién bautizada:

“la Hermandad tiene el espíritu de la acción y de la valentía, y ese espíritu […]; no se defiende con prudencia, sino, si es preciso, con agresividad y con energía […] se defiende la causa de Dios y después la de la Patria”. Olaechea no hizo nada para frenar la brutal limpieza política desarrollada, porque consideró que se trataba “No de una guerra, sino de una Cruzada”. La Hermandad ha sido el principal órgano de representación de los agentes del golpismo en Navarra, funcionando como mecanismo de agitación, propaganda y difusión ideológica. Y una carta pública (hace pocos años) del Prior de la Hermandad, certificaba que, en pleno siglo XXI, “los objetivos perseguidos anteriormente mencionados seguían vigentes”, sin que nadie les haya puesto el menor inconveniente legal.

Bajo la cúpula del Monumento a los Caídos de Pamplona se encuentra una famosa pintura alegórica a los requetés muy representativa de lo que la Cruzada persiguió en Navarra. Fue realizada por Ramón Stolz Viciano y como se afirmaba entonces: “En torno a la figura de San Francisco Javier, ha querido representar el espíritu religioso y guerrero de la Navarra inmortal, que desde la época de las Cruzadas hasta nuestros días vivió, rezó y supo morir por Dios y por la Patria”.

Si alguien se escandaliza por la unión entre religión y política, ¿porqué no ha protestado por dicha pintura? ¿Ni ha pedido la ilegalización de dicha Hermandad? Si Franco quería ser ajeno a la religión, ¿porque solicitó ir bajo palio o solicitó al Vaticano un extraordinario conjunto de privilegios para la religión católica, mediante el Concordato de 27.08.53? Concordatos que también había firmado con Hitler y con Mussolini… ¿Y Hitler que pinta en todo esto? Pues háganles esa pregunta a los habitantes de Gernika el 26 de Abril de 1937. Además, en 1940, el primer año de la javierada, Franco mantuvo su célebre entrevista con Hitler en Hendaya, cuyo fruto más significativo fue la División Azul, la cruzada franquista contra el comunismo soviético. Y otra perla: “S. Francisco de Javier quedó proclamado Patrono de la Marcha Nacional de las Falanges Juveniles de Franco” / Diario de Navarra, el 3 de Agosto de 1952.

Durante la época franquista el dictador entregó a la Iglesia el monopolio de la educación en España, otorgando la cartera de Educación a la llamada “familia católica”. Es exactamente lo que nos enseñaron en el colegio. Misa y comunión diaria. Y en algunos colegios el mismo daba las dos asignaturas: Religión y Formación del Espíritu Nacional. Lo dijo un cura de El Roto: “En el colegio doy religión y en la iglesia, política”. Esta es la separación que el franquismo y la Iglesia establecieron. NO se extrañen entonces de que los artistas lo expresen así. ¡Y pobre santo católico, Fco. de Javier, patrón de Navarra y del euskara, cuyas javieradas, romerías de exaltación nacionalcatólica fueron inspiradas (aunque mucha gente no lo sepa) por los amigos de dos monstruos de la historia!    Manuel Millera / concejal de Aranzadi

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *