¿Es posible acabar con el mar de plásticos que inunda Sanfermines cada año?

Desde Aranzadi – Pamplona en Común hemos presentado la siguiente declaración en la Comisión de Urbanismo. El primer punto ha sido aprobado por unanimidad y el segundo y el tercero con el voto en contra de UPN solamente.

MEDIDAS PARA REDUCIR LA BASURA GENERADA EN SANFERMINES 2017

 

La Ley 22/2011 sobre gestión de residuos establece en su Art.5 que las competencias en la gestión de los residuos recae sobre las administraciones locales. Si bien es cierto que Pamplona/Iruñea tiene mancomunada una parte de la gestión de estos residuos, no es menos cierto que sigue siendo responsabilidad de este ayuntamiento poner todos los medios a nuestro alcance para reducir los residuos y facilitar su reciclaje y reutilización.

En este sentido, el artículo 21 de esta misma ley habla específicamente de sistemas de depósito, devolución y retorno:

Art. 21

  1. Para fomentar la prevención y promover la reutilización y el reciclado de alta calidad, se podrán adoptar medidas destinadas a facilitar el establecimiento de sistemas de depósito, devolución y retorno en los términos previstos en el artículo 31.3 para:

 

a) Envases industriales,

b) envases colectivos y de transporte,

c) envases y residuos de envases de vidrio, plástico y metal,

d) otros productos reutilizables.

 

El Título IV de este mismo artículo habla también de las responsabilidades legales de los productores de residuos:

 

b) Desarrollar, producir, etiquetar y comercializar productos aptos para usos múltiples […]

c) Aceptar la devolución de productos reutilizables, la entrega de los residuos generados tras el uso del producto; a asumir la subsiguiente gestión de los residuos y la responsabilidad financiera de estas actividades

d) Establecer sistemas de depósito que garanticen la devolución de las cantidades depositadas y el retorno del producto

e) Responsabilizarse total o parcialmente de la organización de la gestión de los residuos

 

En esta misma línea, existe ya una directiva europea que el gobierno central -sea el que sea- se verá obligado a transponer a principios de 2018 y que, con toda probabilidad, incluirá el cobro obligatorio de entre 5 y 30 céntimos por bolsa en todos los establecimientos. Por otro lado, el Parlamento de Navarra está ya ultimando una Ley de Residuos que incluirá -si todo va según lo previsto- sistemas de depósito, devolución y retorno para envases. Tanto la Junta de Andalucía como la Generalitat de Catalunya hace tiempo que introdujeron medidas de este signo, con un moderado éxito.

Es decir, gobiernos de todo signo político, ya sea obligados por la necesidad o motu proprio, están adoptando medidas legales para reducir los residuos y facilitar su reutilización.

Podríamos justificar la introducción de este tipo de sistemas en los estudios sobre la así llamada “fiscalidad ambiental” o “fiscalidad ecológica” que lleva ya años aplicándose en países como Dinamarca y Alemania, donde un sistema orientado a cambiar los hábitos del consumidor final -y no a la mera recaudación- ha cosechado notables éxitos. Pero tampoco hace falta irse tan lejos. No hace demasiados años, todos nosotros llevábamos encima una bolsa de tela para el pan o guardábamos los botellines de refrescos o de otros productos para devolverlos a nuestro comercio de confianza al efectuar la siguiente compra. Es decir: los sistemas de depósito, devolución y retorno no son un “invento escandinavo” sino que podemos decir, con cierto orgullo, que siempre estuvieron aquí. La correspondabilidad en la gestión de los residuos por parte de los comerciantes, hosteleros, administraciones públicas y consumidores formaba parte de nuestro acervo cultural casi hasta mediados de los años 80.

Entendemos que es preciso recuperar ese espíritu de prevención en la generación de los residuos: el mejor residuo es el que no se produce y, en ese sentido, el mejor sistema de recogida y selección de residuos es aquél que logra reducir la cantidad de toneladas de basura que producimos como sociedad, ya sea en tanto que productores, consumidores o intermediarios.

En ese sentido, entendemos que Pamplona/Iruñea está más que preparada para tomar medidas valientes y decisivas para reducir el número de basura que se acumula en las calles de nuestra ciudad durante los Sanfermines. La propia Mancomunidad de la Comarca de Pamplona señala que son casi 500.000kg los que se recogen durante las fiestas, de los que casi 80.000kg corresponden al vaso de plástico desechable. Introducir medidas de depósito, devolución y retorno en estos Sanfermines podría suponer un ahorro de hasta 80.000€ en la recogida de basura, además de evitar el desastre ecológico que supone enterrar -un año más- todo este residuo en Aranguren, ya que debido a las condiciones en que se recogen, es imposible su separación.

Por todo ello, invitamos a todos los grupos, tanto del equipo de gobierno como de la oposición, a que se sumen al siguiente acuerdo. Damos por hecho que los 4 miembros del equipo de gobierno ya se sienten suficientemente comprometidos por el punto 91 del acuerdo programático, que establece el compromiso de luchar contra el uso indiscriminado del plástico en la ciudad:

 

1.- Apoyar la puesta en marcha de un sistema SDDR para evitar el uso excesivo del vaso desechable en estos Sanfermines, en colaboración con la hostelería y el comercio local, que implique la corresponsabilidad necesaria entre productores de residuos, consumidores y administraciones.

2.- Impulsar la elaboración de una normativa local que limite el uso del vaso desechable en eventos festivos masivos dentro del ámbito de nuestras competencias municipales, introduciendo ya en el bando municipal de Sanfermines 2017, siempre dentro de los límites de nuestras competencias y de la normativa vigente, medidas tendentes a la eliminación del vaso desechable en nuestras fiestas.

3.- Estudiar la implantación de medidas normativas y sistemas de gestión propios tendentes a eliminar el uso masivo de bolsas de plástico en el día a día del comercio local, con especial hincapié en las grandes superficies, ya que son, por cuestiones evidentes, los mayores productores de este residuo tan cotidiano que es la bolsa de plástico de uso comercial.

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *