• EL PROBLEMA NO ES LA ZONA AZUL, SINO UN MODELO DIFERENTE DE MOVILIDAD

EL PROBLEMA NO ES LA ZONA AZUL, SINO UN MODELO DIFERENTE DE MOVILIDAD

Pamplona es una de las ciudades de Europa con mayor ratio de coches por habitante: uno por cada dos personas. Esta es la justificación, como medida disuasoria del uso del vehículo privado, para encubrir una medida concreta, la Zona Azul, llena de aspectos rechazables. La solución al problema del uso del vehículo privado no es “más Zona Azul”, sino un modelo de movilidad que la vacíe de importancia en la vida cotidiana de los vecinos.

Estos son los principales aspectos que queremos rechazar en la Zona Azul de Barcina y Maya:

1) La Zona Azul supone, de entrada, la privatización del acceso al espacio público discriminando su acceso en función de la capacidad adquisitiva. La Zona Azul de Pamplona es de las más caras en relación con ciudades similares.

2) La Zona Azul es un negocio privado montado sobre el espacio y las competencias públicas. Desde luego, proponemos su gestión directa desde el Ayuntamiento.

3) Las facultades disciplinarias concedidas a los vigilantes de la Zona Azul suponen también una usurpación privada de funciones públicas en una materia tan específica como la potestad sancionadora.

4) No se puede entender el modelo de Zona Azul desarrollado en Pamplona sin conocer su vinculación con el negocio de las concesiones a empresas privadas de la explotación de parkings subterráneos. Son sumideros de una inversión en hormigón cuyo retorno se garantiza mediante adecuadas políticas públicas de encarecimiento del parking en superficie. Paradigmático nos parece el caso de la extensión de la Zona Azul a Donibane-San Juan, como una forma de valorizar la inversión cen el Parking de la Audiencia uya explotación estaba resultando ruinosa, o que una misma empresa, EMPARK, gestione a la vez la Zona Azul y los aparcamientos de Blanca Navarra, Hospitales y Baluarte.

5) Para más sonrojo, la política de los perpetuos equipos de gobierno municipal de encarecer el uso del espacio público ha ido acompañada de la concesión arbitraria de permisos de uso. ¿Sabía usted que anualmentes se expiden más de doscientos permisos de uso para otros tantos vehículos de Policía Nacional, cincuenta de Guardia Civil, algunos de Policía Foral, mandos policiales y militares, escoltas? También permisos para amigos de la cúpula policial-municipal (M. Torres, por citar un ejemplo), así como muchos permisos seguramente justificados por razones de necesidad, pero concedidos de manera totalmente discrecional, sin sujección a norma.

Post-data) Y en el tema parkings-zona azul, no podemos olvidar el trato privilegiado dado a El Corte Inglés, un gran pelotazo urbanístico que dio un uso comercial a una parcela que era dotacional, en una operación de dominó que afectó (o estuvo a punto de afectar) a Biblioteca General, Escuelas de San Francisco, Escuela de Música. Hoy, el parking de El Corte Inglés, merced al encarecimiento del espacio en superficie, es una alternativa de estacionamiento con invitación a comprar en estos grandes almacenes, que además ha arrasado el tejido comercial autóctono.

inauguracionECI

Así se inauguró El Corte Inglés en Pamplona, con protección policíal y corrupción municipal

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *