De gaztetxes y autogestión

El pasado sábado, 5 de diciembre, la asamblea del gaztetxe de Aldezaharra ocupó el portal número 3 de la calle Compañía, propiedad del Gobierno de Navarra. Aranzadi—Pamplona en Común, aunque no las promueva, ya ha hecho público su apoyo a este tipo de iniciativas. Anteponiendo siempre el enfoque del diálogo y la mediación, con el propósito de establecer convenios estables para unas demandas que nos parecen razonables.

Somos conscientes que hay movimientos y colectivos sociales en nuestra ciudad que necesitan espacios autónomos más allá de la gestión institucional o incluso de la cogestión, por flexible que ésta sea. Este es el caso de un sector de la juventud que desde el desalojo del Euskal Jai y tras experiencias efímeras como Piztera! O Etxe Komunala no ha conseguido, durante los sucesivos y antipopulares gobiernos de UPN, consolidar un local de estas características. Ni la Casa de la Juventud, ni los Civivox, ni el fenómeno de las bajeras (1) pueden acoger la diversidad de la demanda juvenil y, por ello, están proliferando diferentes iniciativas autogestionarias en Aldezaharra, Txantrea o Mendillorri.

Aranzadi—Pamplona en Común, apuesta por los centros autogestionados, inclusivos y con perfil intergeneracional como espacios de contrapoder ciudadano y laboratorios de experimentación social. Por ello creemos que tanto el Ayuntamiento como el Gobierno de Navarra, que en sus respectivos programas recogen estas demandas (2), deben hacer un esfuerzo proactivo en este terreno y no esperar a que estallen los conflictos.

Solo a través de procesos participativos entre las iniciativas sociales y las instituciones, sin interferencias políticas que desvirtúen las propuestas ciudadanas, podremos abordar esta situación de verdadera emergencia social, que tenemos que entender no como ‘problema’ sino como ‘oportunidad’ para construir una verdadera ‘ciudad del cambio’.

Mientras no haya una alternativa pactada con la asamblea del gaztetxe —si los jóvenes así lo demandan— rechazamos el desalojo del nuevo gaztetxe de la calle Compañía y pedimos al Gobierno de Navarra que no se deje llevar por las tentaciones represivas. Entre tanto, el Ayuntamiento debe abrir una vía de diálogo permanente con este y otros colectivos para buscar soluciones a sus demandas. Es evidente que satisfacer la necesidad de espacios juveniles autónomos es responsabilidad directa del Ayuntamiento. En este caso no se ha ocupado un local municipal pero tampoco cabe abordar la cuestión con subterfugios.

Hablemos de gaztetxes y de autogestión, para llegar a consensos constructivos, para que en esta legislatura se pueda generar una red de espacios autogestionados como avanzadilla para la recuperación de los bienes públicos. Para construir una red de espacios comunales urbanos.

(1) Datos sobre bajeras en reportaje de “Diario de Navarra”, “Bajeras de puertas adentro” 6.12.2015: 250 licencias otorgadas, más 12 en curso, con numerosas incidencias en la policía municipal, 157 en 2014.

(2) Del “Acuerdo programático del Gobierno de Navarra”.

[Más información sobre nuestra posición política en: Aranzadi y la Ocupación]

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *