Aranzadi es contraria a las modificaciones meramente estéticas en Salesianos, pelotazo legal y urbanístico de UPN

Agradecemos, pero rechazamos “el plato de lentejas” que nos ofrece el Gobierno de Navarra con el Civivox

Desde la Candidatura Ciudadana Aranzadi Pamplona en Común votamos ayer, en Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona, en contra de la propuesta para reducir la altura de los edificios proyectados en el solar que ocupa el colegio religioso de la congregación Salesianos. Y es que, decir sí a esta modificación meramente estética es olvidar las cuestiones negativas de fondo que sigue incluyendo este proyecto, además de apoyar el pelotazo legal y urbanístico de UPN.

Aranzadi ha manifestado en numerosas ocasiones, su oposición a esta operación que buscaba en su origen, únicamente satisfacer los intereses de una élite y persistir en el modelo caduco de ciudad para Iruñea, basado en el cemento y no en las personas. En definitiva, se trata de una propuesta contraria al interés general de la ciudadanía que continúa adelante sin que se hayan resuelto numerosos aspectos negativos como los siguientes:

  1. Se supedita el derecho a la vivienda a las plusvalías de un pelotazo urbanístico:

    Según información hecha pública por el Gobierno de Navarra, las hipotéticas plusvalías que se derivarán de la operación irían destinadas a la construcción de vivienda social. Esto supone una supeditación intolerable de la política de vivienda a los beneficios de una operación urbanística, en lugar de primar su calidad y la garantía de acceso, lo que altera completamente el Derecho a la vivienda digna que defendemos. Esta supeditación tiene un efecto negativo más agudo en el caso de las mujeres, pues las dificultades de acceso a la vivienda y la exclusion residencial que sufren es mayor. Por tanto, hay que tener en cuenta esta compleja realidad a la hora de tomar decisiones en las politicas de vivienda.

Sabemos que tanto en Pamplona como en Navarra existen miles de viviendas vacías. Esto nos invita a afirmar que lo verdaderamente prioritario es establecer los mecanismos necesarios para garantizar el acceso a esta vivienda, que ya existe pero se encuentra inutilizada, en lugar de favorecer el levantamiento de nuevas edificaciones. Resulta un absurdo seguir construyendo cuando ya disponemos de los suficientes recursos inmobiliarios como para comenzar a reconocer y garantizar este derecho a toda la población.

  1. Se agudizan los problemas de movilidad urbana y de sostenibilidad medioambientales:

No podemos obviar que la construcción de cuatrocientas viviendas en el centro de Pamplona supondría agravar los problemas de movilidad como consecuencia del incremente de vehículos directa y proporcionalmente. En cuanto al Valle de Egüés, el desplazamiento de tal cantidad de alumnado al nuevo colegio de Salesianos complicará aún más las entradas y salidas a Sarriguren -tanto en vehículo privado como en trasporte público-, cuando la zona ya viene sufriendo importantes colapsos en las horas de comienzo y finalización lectivas.

  1. Se prima el intererés de un colegio concertado por encima de la enseñanza pública que continúa con muchas carencias tras los recortes no revertidos del gobierno anterior.

    En Pamplona, 08-02-2018

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *