Aranzadi considera poco transformador el reglamento de Participación de Iruñea que hoy se vota en el Pleno municipal

  

Geroa Bai, en su empeño de controlar la participación de la ciudadanía, presenta una copia tímida de la normativa de Barcelona y pierde la oportunidad de crear una herramienta pionera  

La Candidatura Ciudadana Aranzadi-Pamplona en Común critica la timidez con la que nace el proyecto del reglamento de Participación de Geroa Bai, el mismo que este jueves se prevé debatir y votar en el Pleno del Ayuntamiento de Pamplona. Y es que, aunque supera al aprobado por UPN en 2005, Aranzadi valora que se queda corto y refleja la poca fe del equipo de gobierno en la participación ciudadana como herramienta transformadora.

 Este reglamento es una mala copia de la normativa de Barcelona, cuando podría ser una herramienta pionera, tan solo, con incorporar los siguientes aspectos que plantea Aranzadi:

  1. Facilitar los presupuestos participativos y la auditoría de la deuda
  2. Aceptar la autogestión como un valor en sí mismo
  3. Incorporar el valor obligatorio o preceptivo para los órganos de participación, no solo consultivo. La ciudadanía debería poder participar en el pleno sin pasar por el filtro de una fuerza política.
  4. No limitar los temas que se puedan abordar desde la Participación ciudadana.

Por todas estas cuestiones, la candidatura echa en falta una verdadera apuesta por la participación, un punto de partida fundamental y muy evidente en decisiones como    que se mantenga el carácter meramente consultivo de todos los órganos de participación, en lugar de incorporar el preceptivo: la obligación de la administración de incluir las propuestas ciudadanas formuladas en los diferentes órganos.

 Participación controlada

Subraya también las carencias en el proceso de elaboración del reglamento, pues no se han convocado sesiones de trabajo oficiales, -al margen de las desarrolladas antes del 4 de julio, fecha de expulsión de Aranzadi e IE del equipo de gobierno-, para hacer aportaciones desde las diversas fuerzas.

El hecho de que se dificulte la autogestión y se prime la gestión compartida de los espacios es una decisión de peso más que, para Aranzadi, confirma que este reglamento parece redactado por alguien que no se cree demasiado la participación y que prefiere una participación controlada. Aranzadi considera errónea esta perspectiva de la participación y apuesta como único límite para la participación, la propia acción ciudadana.

 

Candidatura Ciudadana Aranzadi

Un proyecto de ruptura democrática para recuperar Pamplona para la ciudadanía

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *